Cómo Organizar una Mudanza

Cómo Organizar una Mudanza

Planificar y organizar una mudanza con tiempo es fundamental para asegurar un proceso fluido y exitoso que permita reducir los niveles de estrés propios de la situación.

Muchas veces, las mudanzas resultan ser una carrera contra reloj y esta situación es la responsable de gran parte del estrés y el agotamiento que se les suele atribuir. Para evitarlo, te contamos algunos consejos sobre cómo administrar mejor el tiempo para organizar una mudanza.

Visto en Dreams

Descartar

Las mudanzas  representan una renovación, un cambio en la vida y entonces constituyen el momento ideal para descartar todo aquello que ya no necesitamos o que no nos gusta. (Ver también: Un Hogar más Liviano)

Visto en Faulkner Removals

Comenzar con el descarte lo antes posible agiliza las tareas de embalaje posterior y permite tener en claro cuáles son las pertenencias que será necesario guardar en la nueva casa para planificar los espacios de guardado.

Anticiparse

Iniciar el proceso de embalaje tan pronto como sea posible es otro aspecto clave para organizar una mudanza. Embalar es la tarea que demanda más tiempo y energía, por eso cuanto antes pueda comenzar a hacerse mejor.

Visto en Transit Systems

Organizarse por ambientes

Se sugiere comenzar por las áreas donde se acumulan más cosas con menos frecuencia de uso como bauleras, garajes o subsuelos. Luego seguir por los placares de uso poco frecuente y dejar para el final los dormitorios y baños.

Visto en Budget Dumpster

Una especial atención requiere la cocina, ya que en ella conviven cosas que se utilizarán hasta el último día con cosas que se utilizan muy esporádicamente.

Visto en Sprint Mover

Primero lo que menos se usa

Para organizar una mudanza exitosa primero se deben embalar las cosas que se usan con menos frecuencia como ser:

  • Ropa y elementos de contra temporada.
  • Herramientas o electrodomésticos de uso específico y poco frecuente.
  • Objetos coleccionables.
  • Libros, fotos y recuerdos.
Visto en New City Moving
  • Joyería y Bijouterie de uso poco frecuente.
  • Documentos y papeles.
  • Blanquería extra.
  • Utensilios de cocina que no son de uso diario.
  • Juguetes de poco uso.

Lo esencial para el final

Las pertenencias que se utilizan con mayor frecuencia y que son imprescindibles son las últimas que se deben embalar. Como por ejemplo:

  • Electrónicos.
  • Muebles y electrodomésticos.
  • Ropa de la temporada actual.
  • Artículos de tocador.
  • Vajilla mínima de uso diario.
  • Medicación.
Visto en Pinterest

Una recomendación es preparar una o un par de cajas con objetos de primera necesidad y dejarlas abiertas y a mano para poder colocar y sacar las cosas necesarias que se utilizan hasta último momento. Estas cajas deberán contener todo aquello con lo cual no se puede sobrevivir ni uno o dos días. (Ver también: 5 Tips para Organizar una Mudanza)

Respecto de los documentos personales y los objetos de valor, éstos deberán quedar en una cartera o bolso de mano siempre con uno.

Por último, tener en cuenta que las mudanzas son situaciones que involucran mucho trabajo y que demandan mucho tiempo, por eso organizarse o solicitar ayuda experta es fundamental para lograr que sea una experiencia positiva.

Related Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *