Construyendo Hábitos de Orden Segunda Parte *

Construyendo Hábitos de Orden Segunda Parte *

Hace poco les contábamos algunos hábitos de orden  (Ver también: Construyendo Hábitos de Orden Primera Parte) que pueden empezar a implementarse cada día en nuestros hogares para alcanzar el objetivo de vivir en un hogar más organizado y liviano para poder disfrutar más de nuestro tiempo y hacer las cosas que nos causan placer. En esta segunda parte de la nota les seguimos presentando los pequeños cambios que se transforman en importantes beneficios.

Visto en Roosa Mononen

Mantener las superficies despejadas

Las superficies de mesas, cómodas, mesas de luz, estantes y mesadas tienden a acumular desorden como si tuvieran un imán. Cuando esto sucede el aspecto que dan al ambiente que los contiene es de desorden, de caos y hacen que todo el resto se vea mal. Por eso mantener las superficies despejadas y ordenadas tiene un efecto dominó muy positivo que servirá de impulso para continuar con otros focos de desorden.

Visto en Roosa Mononen

Usar el tiempo de modo inteligente

Las redes sociales y Netflix son adelantos tecnológicos muy placenteros y entretenidos pero que atentan con la administración de nuestro tiempo. Una forma de evitar que interfieran de forma dramática en la organización del hogar es hacer algo mientas se mira la serie favorita (por ejemplo, doblar ropa o acomodar un cajón) la idea es encontrar un equilibrio entre disfrutar las cosas que nos gustan y vivir en un hogar organizado que nos ofrezca paz y contención.

Visto en IHeart Organizing

Cuando se trata de incorporar pequeños hábitos de orden y limpieza cada día es conveniente realizar la tarea prevista (por ejemplo poner el lavarropas) ni bien uno llega a la casa, aún antes de cambiarse de ropa, cuando todavía la cabeza se encuentra en modo “trabajo”. Recordar que la postergación y la fiaca son enemigas del orden.

Prevenir el Caos Matinal

Las mañanas suelen ser caóticas y estresantes. Corridas, olvidos, nervios, cosas tiradas por el camino son situaciones que se pueden prevenir haciendo un poco de esfuerzo y planificación la noche anterior. Primero vale la pena analizar qué es lo que nos demanda más tiempo por la mañana. ¿Decidir que ropa ponerse? ¿La mochila de los chicos desarmada? ¿Encontrar las llaves del auto? ¿O  preparar el desayuno?

Visto en Apartment Therapy

Sea lo que sea vale la pena tomarse un ratito antes de dormir para prepararse para la mañana siguiente. Es cierto que muchas veces a la noche llegamos agotados y sin una gota de energía. Sin embargo, un pequeño esfuerzo adicional a la noche va a resultar en una gran inversión para comenzar el día con menos stress. Chequear el pronóstico del tiempo y dejarse la ropa preparada (accesorios incluidos), preparar mochilas, carteras y cosas importantes para no olvidar la noche anterior ayuda a comenzar el día con el pie derecho y no dejar la casa como si hubiese pasado un terremoto.

Visto en Pinterest

Lavar, Secar y Guardar

Tanto para la ropa como para los platos el proceso comprende los tres pasos. Lavar los platos pero dejar la pila amontonada en el secador sobre la mesada de la cocina o tener pilas de ropa para planchar no colabora en mantener una casa organizada y en orden. Para que la tarea sea menos tediosa lo que se recomienda es no dejar que las cosas se amontonen.

Visto en Sweet Tea & Saving Grace

En el caso de la vajilla esto significa lavar, secar y guardar la vajilla a medida que se va utilizando. Y en el caso de la ropa, lavar y planchar a diario para que no se acumule. Suena tedioso y pesado, pero hacer un poco cada día facilita las rutinas diarias y todo lo que se hace repetitivamente durante un tiempo se incorpora como un hábito.

Visto en Google

Sacar Fotos !!

Las fotos de antes y después estimulan porque ayudan a ver los logros al ver de qué situación se partió y a donde se consiguió llegar. Además sirven de guía para cuando las cosas comienzan a salirse de lugar.

Portfolio Idomum

*Los conceptos de esta nota fueron sacados y adaptados del libro “Unfuck Your Habitat” de Rachel Hoffman.

Ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *